AUTOCURACIÓN CON C.QUIROGA

AUTOCURACIÓN CON C.QUIROGA

AUTO CURACIÓN

Cuando nos sentimos enfermos o con algún achaque en el cuerpo , lo primero que se nos ocurre es automedicarnos, y esto no es conveniente porque no siempre acertamos con la medicina adecuada, y en ocasiones puede ser perjudicial porque en vez de mejorar nos complicamos. También decidimos ir al médico, pero la medicina alopática tienen muchos baches y solo esta dirigida al cuerpo físico, pero en la mayoría de las veces nuestro trastorno se debe a un desequilibrio de la energía, o emocional, o mental…incluso puede ser por deficiencia de nuestro cuerpo espiritual que es el que nos conecta con la fuente Suprema que es Dios.

Cuando fuimos creados Dios nos hizo perfectos “a su imagen y semejanza”…esto quiere decir que dentro de nosotros tenemos todo lo bueno…y nuestros cuerpos y alma no tienen defectos..sin embargo durante el transcurrir de la vida nosotros mismos nos encargamos de hacernos imperfectos, con una vida irregular, mala alimentación, falta de ejercicios, malas noches, malos sentimientos, malos pensamientos y acciones, nos desequilibramos y nos desconectamos de nuestra fuente divina…eso causa los trastornos físicos y emocionales que causan la enfermedad.

Entonces es importante tener confianza en nosotros mismos…en nuestro poder de autocuracion…tenemos todo lo necesario para curarnos dentro de nosotros..y lo que necesitamos es reconectarnos con la fuente Divina…con esa gran energía universal de paz, amor y sanación…con la naturaleza…con los 5 elementos, y en esa sintonía sentir que nos llega todo lo que requerimos para estar mejor…y para ser mejores.

Los 5 elementos de la naturaleza están dentro de cada uno, distribuidos en todo el organismo , la tierra, el agua, el fuego, el aire..y el éter que constituye la síntesis, la unidad con Dios y con toda la humanidad.

En nuestras manos tenemos la representación de los 5 elementos, cada dedo representa un elemento de la naturaleza, y realizando mudras, uniendo los dedos de diversas formas podemos utilizarlos para hacernos autocuración.

Busquemos un sitio tranquilo donde podamos estar algunos minutos solos, relajados, en  paz y conectados con esa gran Energía Divina, con los seres de luz y guias espirituales que nos ayuden en esta sesión de autosanación.

Con una música suave, nos sentamos cómodamente, con la espalda recta, lengua en el paladar, brazos sobre los muslos, comenzamos a hacer respiraciones profundas, lentas, pausadas y rítmicas, ..lentamente…el aire entra y sale…después de cada inspiración de aire hacemos una pausa ligera y luego espiramos lentamente…así continuamos durante unos minutos. Sentimos que nuestro cuerpo se relaja…cada musculo se relaja…desde los pies..las piernas..los muslos…se relajan las caderas…el abdomen..la espalda…sentimos cada vez el cuerpo pesado..se relajan los músculos del cuello…la nuca…la cara y el cuero cabelludo.

Todo esta relajado…ahora relajamos también nuestra mente…los pensamientos que vienen a nuestra mente…los observamos…pero no los retenemos…los dejamos ir..los dejamos ir…dejamos nuestra mente tranquila…en paz… nos concentramos en la respiración…en esa música suave…ahora nuestra respiración esta mas pausada, dejamos que tome su ritmo normal….tranquila…

Es momento de traer a nuestra mente la idea de una ser Superior, El esta en todo lugar, está dentro de cada uno de nosotros…está en nuestro corazón y nuestra mente…..imaginamos y sentimos la conexión con Dios..con nuestra mente y nuestro corazón…nos llenamos de paz y de amor…ahora imaginamos una luz de color blanco azulado..imaginamos que esa luz es una Energía divina, con bendiciones, con poder de sanación, es la ayuda divina que llega hasta nosotros, respiremos profundo y sintamos como llega desde lo alto, hasta nuestra cabeza, entra por la corona, y continua distribuyéndose por todo nuestro cuerpo, por todo nuestro ser.  Se difunde en la cabeza, mejorando la oxigenación de nuestro cerebro, de todos los órganos que están dentro de la cabeza, mejorando la circulación de la sangre, de la energía, y limpiando nuestros malos pensamientos , mejorando la memoria, la concentración mental , el sueño y mejorando la función de todo nuestro sistema nervioso. Así, sigue avanzando esa luz azul intensa, por nuestro cuerpo, el tronco, los brazos, la columna vertebral, la pelvis, y los miembros inferiores… allí dejamos esa luz llena de energía de sanación para que actúe, alivie nuestros síntomas, elimine las toxinas tanto materiales como emocionales que nos están perjudicando y además para que mejore la función de cada zona que toca esa luz.  Nos vemos rodeados de esa luz azul, como si estuviéramos cubiertos por una capsula de color azul. En cada respiración inhalamos esa luz azul, esa energía de paz, de amor, de armonía , de salud….de sanación.

Ahora unimos los cinco dedos, es el mudra de la unidad, todos somos uno solo, con Dios, con la naturaleza, con nuestro prójimo….llevamos una mano a la cabeza y la otra a la parte baja de nuestro cuerpo, en medio de los muslos, así estamos uniendo el primero y el séptimo centros de energía…respiramos profundo tres veces, sentimos que nos llega esa Energía divina de curación a los sitios que mas lo necesitan….luego llevamos las manos con los dedos juntos hacia la zona de la garganta y debajo del ombligo, para conectar nuestro quinto y segundo centro energético…igualmente visualizamos que la energía y la luz actúa en todas las zonas afectadas y las llenamos de energía…todo esta mejor…..respiramos tres veces…luego llevamos las manos hacia la boca del estomago y el pecho…así unimos el tercer y cuarto centro de  energía…esto nos ayuda a eliminar las toxinas emocionales, a limpiarnos de nuestros defectos, culpas, miedos, ira, celos, egoísmo, y a llevar la buena energía al corazón, transformadas en sentimiento de paz y de amor para todos, para nosotros mismos, para nuestros seres queridos, también para quienes nos han hecho daño, los perdonamos y les enviamos bendiciones y energía de amor y compasión.Respiramos profundo tres veces….

Finalmente, dejamos la una mano en el corazón y la otra sobre la cabeza…levamos nuestra mente y nuestra alma hacia Dios…damos gracias por esta sesión de autosanación…y pedimos por todos aquellos que lo necesiten en estos momentos…damos gracias nuevamente…respiramos profundo…..movilizamos poco a poco nuestros dedos de los pies…de las manos…respiramos profundo…abrimos lentamente los ojos…sonreímos y nos preparamos para continuar con nuestras labores, y ayudar allí donde necesitamos servir.  Si estamos en grupo nos damos un  fuerte abrazo.

Dr.César Quiroga A.                 Master Reiki JinKeiDo